Toistan nyt sinulle

LINKKI

Ritacasanueva
Ei kirjautuneena
Liittynyt: 31.08.2010
Kirjoituksia: 14
Vastauksia: 3416

saman asian kun ei nakojaan mene perille.

Tyypillisella suomalaisella tavalla toimit; et kuuntele, et ota selvaa vaan suoraan tuomitset ja silla selva sen suuremmin perusteluin.

Missaan taalla Orkissa ei lue kuinka kauan, miten ja kenen kanssa ollaan tekemisissa?

Kuunteleminen kanssa opettaa paljon, varsinkin se muitten kuunteleminen ei siis vaan itsensa kuunteleminen.

Minusta on tarkeaa ensin kuunnella ja vasta sitten vetaa noinkin nopeita johtopaatoksia.

Fantango.Tarkoitat varmaan Fandango,eiko? Nama naista kielen vivahteista?

Significado de ”fandango”:
fandango
m. Canción y baile popular español, típico de Andalucía, con acompañamiento de palmas, guitarra y castañuelas:
en el tablao se cantaron y bailaron fandangos.
col. Bullicio:
no oigo nada con este fandango.

Sitten taas sinulla ei ole minkaanlaista faktaa siita , puhun nyt niista henkiloista jotka ovat sinulle vastanneet, kuka minkakin verran osaa ja milla vivahteilla Espanjan kielta, missa kukakin on asunut ja milloin mitenkin integroitunut.

Sina syytat meita siita mita itse teet ja toimit.Ihmisen perusarvot eivat muuta siita miksikaan kenen kanssa aikaansa viettaa, oli se piiri sitten Suomalaista, Espanjalaista tai Uzbekistanista.

Taas siita varoituksesta jonka halusit taalla tuoda ilmi, jos kysymys on rikoksesta tai vaarinkaytoksesta niin sita varten sinulla on poliisilaitos ja oikeussysteemi jota kaytat tallaisissa tapauksissa.Ne paikat ovat naita asioita varten.Sinne mennaan henkkarit kadessa ja esitetaan syytos. Kylla ne siella tutkii asian.

Kun tassa Demokratiassa on sekin huono puoli etta kaikki on syyttomia niin kauan kuin tuomioistuin toisin paattaa.Nain ainenkin tassa Espanjassa missa mina asun.

Minun Espanjassa ihmisten ,naytteeton niin kauan kun et esita syytetta ja asia tutkitaan,parjaaminen ja mustamaalaaminen on lailla rankaistava asia.

Introducción

La Constitución Española de 27 de diciembre de 1978 (en adelante CE) dedica su Título I a “Los derechos y deberes fundamentales”, y es en su capítulo II sección primera “ de los derechos fundamentales y de las libertades públicas “, donde nos encontramos, por un lado, en su art 18.1:

Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Y por otro, en su art 20.1:

Se reconocen y protegen los derechos:

A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

Derecho al honor, a la libertad de expresión, a la libertad de información, son derechos distintos que no sólo gozan de la máxima protección, sino que, desde el punto de vista de su ejercicio, en ocasiones, entran en conflicto: sobre todo, y por lo que a nosotros nos interesa, en el quehacer cotidiano político local; nos estamos refiriendo al fragor del debate político, y a veces no tan político, que se desarrolla en el Pleno municipal ( no hay que olvidar que a éste corresponde la función de control y fiscalización de los órganos de gobierno por mandato del art 22.2 a) de la Ley 7/1985 de 2 de abril (en adelante LBL) con las intervenciones de los concejales que lo conforman; intervenciones que pueden estar o no amparadas por el ejercicio legítimo de los derechos del art 20.1ª) y d) CE puesto que como señala el art 20.4 CE:

Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que los desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

Ante ello, toda persona que considere vulnerado su honor, debe acudir a alguno de los mecanismos de protección que nuestro ordenamiento jurídico le brinda: la vía constitucional, la vía civil y, como no podía ser de otro modo, la vía penal o última ratio de que dispone el Estado cuando los demás mecanismos de defensa han fallado. En todo caso, hay que decir que en todas ellas laten las mismas cuestiones: ¿estamos ante una vulneración del derecho al honor? y si es así ¿está amparada por un ejercicio legítimo del derecho a la libertad de expresión o información? Si no existe ese amparo ¿constituye un ilícito penal?

1. El Derecho al Honor

A/Concepto:

El honor es un concepto caracterizado por su gran riqueza semántica, por ello, y ante las diversas definiciones recogidas en el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, nos vamos a centrar en:

Cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto al prójimo y de uno mismo.

Gloria o buena reputación que sigue a la virtud, al mérito o a las acciones heroicas, la cual trasciende a las familias, personas y acciones mismas de quien se la granjea.

Ambas, nos sirven como punto de partida para expresar la dualidad que late, desde un punto de vista jurídico, en este concepto: así, Vives Antón habla de un honor interno, ideal e intangible, que posee el hombre como ser racional y que se identifica con la dignidad de la persona y un honor externo, que sería en el que se concreta el anterior. (1). Postura refrendada por la jurisprudencia del Tribunal Supremo, que desde su STS 23 marzo 1987 afirma la existencia, en el honor, de …dos aspectos íntimamente conexos: a) el de la inmanencia, representada por la estimación que cada persona hace de sí mismo, y b) el de la trascendencia o exteriorización, representada por la estimación que los demás hacen de nuestra dignidad (otras STS 24/04/1989; STS 9/10/1997; STS 17/02/2009; STS 22/07/2008)

Llegados a este punto no conviene olvidar que no estamos, si no hablando, de una manifestación de la dignidad de la persona y es que ésta se manifiesta a través de un conjunto de derechos inviolables que le son inherentes. Tales derechos son, básicamente, los que la Constitución denomina fundamentales…por consiguiente, la lesión de los mismos implicará una lesión mediata de la dignidad de la persona. (2),con respecto a la cual, el Tribunal Constitucional en SSTC 214/1991 de 17 de diciembre y la 78/1995 de 22 de mayo ha precisado:…el reconocimiento constitucional de la dignidad humana y el libre desarrollo de la personalidad, además de encontrarse en la base del reconocimiento de otros derechos como el honor y la intimidad, cumple funciones, tanto de principio interpretativo como de norma integradora del ordenamiento. Todo ello no quiere decir, si no, como afirma Horst Antonio Hölderl Frau que los ataques que se realizan al honor los debemos entender como ataques inmediatos contra la dignidad de la persona: en su autoestima y fama ( heteoestima ). No obstante, la cuestión no está exenta de polémica, dado que el propio Tribunal Constitucional en su STC 297/1994 de 14 noviembre mantiene una postura distinta.

2. Libertad de expresión e información

que la libertad de expresión no puede justificar la atribución a una persona, identificada con su nombre y apellidos o de alguna forma cuya identificación no deje lugar a dudas, de hechos que la hagan desmerecer del público aprecio y respeto, y reprobables a todas luces, sean cuales fueron los usos sociales del momento.

que información veraz debe significar información comprobada desde el punto de vista de la profesionalidad informativa. (Sentencias de fechas, entre otras, de 23 de Marzo y 26 de Junio de 1.987, 12 de Noviembre de 1.990, 14 de Febrero y 30 de Marzo de 1.992 y 28 de Abril y 4 de Octubre de 1.993)
Por un lado, que la libertad de emitir juicios de valor, pensamientos, ideas, opiniones (art 20 a)CE) no puede traspasar el límite de la proporcionalidad, de tal modo que dejara sin contenido el ejercicio del derecho a la libertad de expresión e información (STC 127/2004 de 19 de julio).

3. Protección del Derecho al Honor

El punto de partida dada la configuración existente en nuestro ordenamiento jurídico, debe ser el mecanismo previsto en la LO 2/1984 de 26 de marzo: la rectificación, o lo que es lo mismo, el derecho que asiste al afectado por una información errática de corregirla.

Dejando a un lado el mecanismo citado, podemos hablar de tres vías de protección jurisdiccional: La constitucional, la civil y la penal.

Es injuria la acción o expresión que lesiona la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.

Solamente serán constitutivas de delito las injurias que, por su naturaleza, efectos y circunstancias, sean tenidas en el concepto público por graves.

Las injurias que consistan en la imputación de hechos no se considerarán graves, salvo cuando se hayan llevado a cabo con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad.

En él está presente la doble vertiente del honor: estimación propia y fama. La comisión se puede articular a través de la palabra, escrito, caricaturas, gestos, imágenes y actitudes desdeñosas; para su clasificación, nuestro legislador penal ha optado por acudir al mecanismo de difusión: injurias con publicidad ( art 209 y 211 CP ) y sin publicidad ( art 208 ), según se propaguen o no por medio de la imprenta, la radiodifusión o por cualquier otro medio de eficacia semejante.

Dada su configuración legal, las injurias no se construyen únicamente en torno a un elemento objetivo, una conducta objetiva, sino que es imprescindible un elemento subjetivo: el animus iniuriandi ( animo especial de injuriar ), de ahí que sólo sea admisible la comisión dolosa, pero teniendo en cuenta que si las afirmaciones se llevan a cabo con una intención informativa o de crítica constructiva ( animus narrandi o criticandi (criticar constructivamente el comportamiento ajeno)) o en un contexto humorístico o festivo ( animus iocandi (la broma excluye la intención de ofender)) no serán encuadrables en el tipo del 208 CP.

Si la injuria ha de ser una acción o expresión que lesione la dignidad de otra persona, ha de ser una acción o expresión que por su naturaleza, efectos y circunstancias sean tenidas en el concepto público por graves. Es entonces cuando nos surge el interrogante ¿qué es grave en el concepto público? La respuesta le corresponde determinarla a la autoridad judicial, teniendo presente:

que el límite superior se encuentra en la imputación de un delito, dado que entonces nos encontraríamos ante una calumnia,

para su concreción no podrá usar otras valoraciones que aquellas que realice la sociedad en su conjunto; no las de su círculo social, o las del círculo social del ofendido, sino aquellas admitidas por la sociedad en general.

Tassa sinulle muutama vivahde taman maan Perustuslaista, jonka sina tunnetkin jo lapikotaisin?